viernes, 21 de octubre de 2016

¿Arte o ciencia?


Vivimos en una sociedad que critica todo lo que se salga de lo cotidiano, lo que no pueda ser racional u objetivo para el ojo humano. Y esto nació cuando se propagó el cristianismo por el mundo porque en la Antigua Roma, Antiguo Egipto, este término era de lo más común. Occidente, Oriente y África son las principales potencias de esta disciplina. Cuando escuchamos el concepto “bruja”, se nos viene a todos a la cabeza un estereotipo que, si nos ponemos a reflexionar podría llegar a ser incluso ofensivo para aquellas personas que siguen practicando la magia en el siglo actual. Hemos oído este término tanto en fiestas paganas (como ser mítico, aterrador y malvado), en el movimiento feminista (con la frase: somos las nietas de las brujas que no pudisteis quemar) e incluso en la historia por ser personas con un alma corrompida. Y es que, para este campo que engloba la ciencia y el arte, se necesita un equilibrio emocional, lo cual en pleno siglo XXI es bastante difícil debido a las tecnologías, la falta de interés por conocer cosas nuevas y el sentirse oprimido/a por las ideologías que son distintas a las que tiene uno mismo. Vivimos en una burbuja en la que obviamos lo que pasa en el exterior, por eso, la magia puede sonar de igual forma que cuando nos referimos a las hadas o a los dragones.


Magia procede del latín magia, que a su vez, se remota a un vocablo griego. Se trata del arte con el cual se pretende producir resultados contrarios a las leyes naturales. Dicho arte se vale de palabras, conjuros y elementos. La magia blanca o también llamada magia de la luz, según su fin, está destinada a la superación espiritual personal y al servicio magmático de los demás. Tambien hay magia azul (de la mente), magia amarilla (magia del cambio y de los tiempos), magia verde ( de la naturaleza), etc…aunque es algo de lo que no voy tratar, ya que son mucho menos conocidas.

La magia blanca es considerada una ciencia oculta y una forma capaz de provocar cambios en la vida de las personas, por medio de energías, el aura y las fuerzas celestiales. La energía y la naturaleza forman la base de este arte. Influye positivamente y no obliga a hacer nada a las personas, sólo le despeja el camino para la toma de decisiones. Y esta es una idea equivocada que tenemos de la magia, ya que no podemos conseguir ser ricos mediante un hechizo ni encontrar el amor verdadero. Se podría simplificar diciendo, que es un puente para conseguir X cosa.

Desde mi punto de vista, para una persona como yo le sería muy complicado practicar esta creencia ya que es una cosa familiar, que se enseña e inculca con unos conocimientos anteriores y con experiencia previa. Empezar desde 0 es muy difícil, por eso lo considero arte, como superior, una mezcla de filosofía y religión bastante compleja.

Por eso creo que debería ser más respetada.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada